Entradas

Captura de pantalla 2016-02-12 a las 7.57.36

PRESENTACIÓN EN ALMERÍA DE LA NOVELA “HADAS CON TACONES AFILADOS”

No podía faltar la presentación de la novela Hadas con tacones afilados en mi querida ciudad natal, Almería.

Allí contamos con la presencia del consagrado escritor almeriense Bruno Nievas, quien, con sus conocimientos literarios y su entusiasmo, logró un emotivo acto al que acudieron lectores, escritores y, sobre todo, amigos.

Gracias a todos por vuestra asistencia y cariño.

Podéis ver el video completo de la presentación en este enlace

 

IMG_6444

Participación en Cartagena Negra

Durante los días 11 y 12 de septiembre de 2015 se celebró la primera edición de Cartagena Negra en la legendaria ciudad murciana, cumpliendo así el viejo anhelo del mundo de la cultura de dar cabida a un evento que acogiera con toda su generosidad e intensidad al género negro literario. De la mano del comisario Ignacio del Olmo tuve el placer de ser invitado y participar en la mesa redonda Lo policíaco, lo policial y lo judicial: un juego de muñecas rusas, donde coincidí con el doctor Juan Pedro Hernández, médico forense, y la inspectora jefa de Policía Científica, Silvia Pérez Pavía. Un inmenso honor haber compartido espacio y experiencias con ellos.

Cuidada y meritoria organización, inmejorable acogida y un sinfín de emotivos detalles que alcanzaron incluso lo personal. Gracias a todos y hasta siempre.

11201106_1660767967471240_5618078608497499454_n 11990448_1660552554159448_2588107987138516193_n 12009542_1660552527492784_7426267302661141111_n 11057787_10206308858932731_4711205813999423563_o 11986344_1660552494159454_6315321436832994297_n IMG_7488 IMG_7492 886005_1660263347521702_5631765591844369332_o

 

ANATOMÍA DE UNA NOVELA: HADAS CON TACONES AFILADOS

Dos años y medio, cuatrocientos cincuenta folios y un título: Hadas con tacones afilados. Ese es el honrado balance de un proyecto que, con mayor o menor fortuna, por fin he finalizado. Un periodo de tiempo significativo durante el cual la inspiración no ha sido más que una esquiva brisa a la sombra de la disciplina que supone levantarse todos los días para sentarse en el despacho, posar las manos en el teclado y escribir con independencia de las ganas, de los deseos e incluso del tiempo que hiciera allá afuera.

Reconozco que junto al cansancio por lo acabado reposa cierta tristeza. Han sido más de dos años conviviendo con personajes que conocieron mi nombre solo porque yo imaginé que lo hacían. Sintiendo cómo me observaban desde el cobijo de sus penumbras, frente a mi escritorio, mientras me impelían a escribir las palabras precisas que habrían de salir de sus bocas. Pero tras veinticuatro meses de dura travesía en la que se mezclaron desesperantes tormentas con momentos de relativa calma, ahora, con los brazos apoyados sobre la amura de estribor, empiezo a sentir esa brisa dulce y aliviadora que presagia que pronto podré abandonar una nave cuyos rincones he recorrido miles de veces hasta la extenuación. Créanme que estoy deseando volver a notar el suelo bajo mis pies, inspirar profundamente y poner fin a mi voluntaria ausencia yendo en busca de buenos amigos para saldar viejas deudas, de esas que solo se pagan con una buena botella de vino. Pero antes de que eso suceda y me aleje para siempre de este puerto, sé que no podré evitar volver la cabeza por última vez atrás y contemplar, sobre el muelle y solitario, al protagonista de la novela, el Inspector Silvio Tanco. Supongo que entonces me acercaré, nos miraremos a los ojos y nos daremos la mano antes de que cada cual se marche por su lado. Él, atrapado en su jaula de cientos de folios, donde vivirá tantas vidas como ojos se presten a leerle. Yo, dispuesto a afrontar la próxima batalla literaria con la exigua munición de un cuaderno repleto de anotaciones bajo mi brazo.

Después, al final, quedará la pregunta que más he escuchado durante las últimas semanas: “¿Y ahora qué?”. La respuesta es fácil: toca dejar que ciertas personas tan sinceras como desinteresadas que se han ofrecido a leer la novela la escudriñen con ojos inmisericordes para localizar los errores que forzosamente siempre pasan desapercibidos para el cansado padre de la criatura. Lo demás, lo ulterior, no me preocupa. No al menos por ahora. Seamos sinceros: sería impensable pretender que la primera novela de uno tenga la calidad suficiente. Existen bastantes formas de escribir una historia, pero muchas más de cometer fallos en ese intento. Por eso me gusta tanto repetir aquella frase de Antonio Muñoz Molina de que uno no se cura de un libro corrigiéndolo sino escribiendo otro. Y conste que esto no es ponerme el parche antes de la herida, sino el realismo de entender que por la constancia y la ilusión de un escritor también han de sangrar, forzosamente, sus desaciertos.